Cristóbal Suárez de Figueroa

1629

Pusílipo. Ratos de conversación en los que dura el paseo

Édition de Jonathan BRADBURY
2016
Source : Universidad Complutense de Madrid, Biblioteca Histórica Marqués de Valdecillo, FLL Res.725.
Ont participé à cette édition électronique : Mercedes Blanco (relecture), Jaime Galbarro (relecture), François-Xavier Guerry (stylage et édition TEI) et Aude Plagnard (stylage et édition TEI).

Introducción §

10. Bibliografía §

10.1 Obras hipotéticamente citadas o consultadas por el polemista §

Tácito, Cayo Cornelio:

—, Germania.

10.2.2 Otras referencias bibliográficas del editor. Impresos anteriores a 1800 §

Accademia della Crusca:

—, Vocabolario degli Accademici della Crusca, Venecia: Giovanni Alberti, 1612.

Faria e Sousa, Manuel de:

Salcedo Coronel, José García de:

Suárez de Figueroa, Cristóbal:

—, Plaza universal de todas ciencias y artes, Madrid: Luis Sánchez, 1615.

Tácito, Cayo Cornelio:

—, Tácito español, ilustrado con aforismos por Don Baltasar Álamos de Barrientos, Madrid: Luis Sánchez, 1614.

Vera Mendoza, Fernando de:

—, Panegírico por la poesía, Montilla: Manuel de Payva, 1627.

10.2.3 Impresos posteriores a 1800 §

Bergman, Hannah:

—, «A “History of Spanish Literature” by Luis Vélez de Guevara», en C. George Peale (ed.), Antigüedad y actualidad de Luis Vélez de Guevara: estudio críticos, Ámsterdam, John Benjamin’s, 1983, p. 219-232.

Blanco, Mercedes:

—, «Góngora y el Quattrocento. Las Soledades desde la doctrina poética de Giovanni Pontano y Angelo Poliziano», en Antonio Azaustre Galiana y Santiago Fernández Mosquera (eds.), Compostella Aurea: actas del VIII Congreso de la AISO, Santiago de Compostela, Universidade de Santiago de Compostela, 2011a, I, p. 163-169.
—, «El Panegírico al duque de Lerma como poema heroico», en Juan Matas Caballero, José María Micó Juan y Jesús Ponce Cárdenas (dirs.), El duque de Lerma. Poder y literatura, Madrid, Centro de Estudios Europa Hispánica, 2011b, p. 11-56.

Cacho Casal, Rodrigo:

—, «Góngora in Arcadia: Sannazaro and the Pastoral Mode of the Soledades», Romanic Review, vol. XCVIII, 2007, p. 435-455.

Castaldo, Daria:

—, «De flores despojando el verde llano». Claudiano nella poesia barroca, da Faría a Góngora, Pisa, Edizioni ETS, 2014.

Chremis, Crystal Anne:

—, Góngora’s Soledades and the Problem of Modernity, Woodbridge, Tamesis, 2007.

Conde Parrado, Pedro:

—, y Tubau Moreu, Xavier (eds.), Expostulatio Spongiae. En defensa de Lope de Vega, Madrid, Gredos, 2015.

Garrison, David:

—, «The Self-Conscious Intention of Góngora’s Fábula de Píramo y Tisbe», Journal of Hispanic Philology, vol. VII, 1983, p. 191-200.

Gates, Eunice Joiner:

—, «Góngora’s Indebtedness to Claudian», Romanic Review, vol. XXVIII, 1937, p. 19-31.

Góngora, Luis de:

—, Romances, Antonio Carreira (ed.), Barcelona, Quaderns Crema, 1998, vol. II.

Jáuregui, Juan de:

—, Antídoto contra la pestilente poesía de las Soledades, José Manuel Rico García (ed.), Sevilla, Universidad de Sevilla, 2002.

Micó Juan, José María:

—, Las razones del poeta. Forma poética e historia literaria, de Dante a Borges, Madrid, Gredos, 2008.

Núñez Rivera, Valentín:

Parkes, Ruth:

—, «Love or War? Erotic and Martial Poetics in Claudian’s De raptu Proserpinae», The Classical Journal, vol. CX, 2015, p. 471–492.

Pérez Lasheras, Antonio:

—, «Problemas de edición de la Fábula de Píramo y Tisbe», en Pablo Jauralde, Dolores Noguera y Alfonso Rey (eds.), La edición de textos: actas del I Congreso Internacional de Hispanistas del Siglo de Oro, Londres, Tamesis, 1990, p. 369-375.

Ponce Cárdenas, Jesús:

—, «Taceat superata vetustas: poesía y oratoria en el panegírico del duque de Lerma», en Juan Matas Caballero, José María Micó Juan y Jesús Ponce Cárdenas (dirs.), El duque de Lerma. Poder y literatura, Madrid, Centro de Estudios Europa Hispánica, 2011, p. 57-103.
—, «Polifemo y el estilo heroico. Huellas de la épica latina en el relato gongorino», Ínsula, vol. 781-782, enero-febrero 2012, p. 7-10.
—, «Francisco del Villar: semblanza de un humanista barroco», Criticón, vol. CXXIII, 2015, p. 39-78.

Suárez de Figueroa, Cristóbal:

—, El pasajero, María Isabel López Bascuñana (ed.), Barcelona, PPU, 1988, vol. I.
—, Edición crítica del «Pusílipo» de Cristóbal Suárez de Figueroa, Tesis Doctoral de Gabriella Rosucci, dirigida por Alberto Porqueras Mayo, University of Illinois at Urbana-Champaign, 1995.

Terry, Arthur:

—, «An Interpretation of Góngora’s Fábula de Píramo y Tisbe», Bulletin of Hispanic Studies, vol. XXXIII, 1956, p. 202-217.

Vázquez Siruela, Martín:

—, Discurso sobre el estilo de don Luis de Góngora, Saiko Yoshida (ed.), en Francis Cerdan y Marc Vitse (eds.), Autour des Solitudes. En torno a las Soledades de Luis de Góngora, Toulouse, Presses Universitaires du Mirail, 1995, p. 89-106.

Waley, Pamela:

—, «Enfoques y medios humorísticos de la Fábula de Píramo y Tisbe», Revista de Filología Española, vol. XLIV, 1961, p. 385-398.

Wilson, Edward M.:

—, «El texto de la Fábula de Píramo y Tisbe de Góngora», en Edward M. Wilson, Entre las jarchas y Cernuda: constantes y variables en la poesía española, Barcelona, Ariel, 1977, p. 335-342.

Pusílipo. Ratos de conversación en los que dura el paseo §

{p. 260} 

LAUREANO. ¿Qué trata ese cuaderno 1 , que, al venir, os vi abrirle dos veces?

ROSARDO. Hallele entre otros papeles esta mañana, y holgueme mucho con él, por tener de su autor mucha noticia.

FLORINDO. ¿Vive?

ROSARDO. No, ya es muerto, mas dije mal, que no puede morir quien tan ilustre ha de vivir en las memorias de tantos siglos. Este es aquel monstruo de los ingenios, aquel fénix de las agudezas2 , don Luis de Góngora: el solo Poeta español 3, el moderno Marcial 4, más que él agudo en las burlas, y, en las veras 5, otro Papinio Estacio 6.

SILVERIO. Todas sus obras consisten en variedad de fragmentos, que, aunque son pedazos de oro, es lástima no se haya aplicado ingenio tan superior a una larga y proseguida, que, sin duda, fuera un cielo todo grabado de joyas 7.

LAUREANO. Cuanto tiene escrito admira, sirviendo de generoso estímulo a los de su profesión, pues desean con ligeras alas (sin ser posible) llegar a la alteza donde él mismo tan felizmente se levanta.

FLORINDO. A otros sirve su elevación de tristeza, por no atinar con las galas que en él eran tan naturales.

ROSARDO. Ese es género de envidia 8, prohibida a generosos ánimos. Solo la emulación es lícita; términos que entre sí difieren mucho, siendo la última permitida, por fundarse en virtuosa competencia. Esta conviene para imitarle en lo exquisito, llenándose de aquel ardor que puede sutilizar la mente 9. Las frutas del jardín ajeno son buenas y las del propio no malas10. Ni desmaye alguno, por ser dueño de estilo blando y corriente, pues vuela este antes a deleitar el oído que el intricado y penoso. Débese distinguir, no confundir la lengua; ilustrarla, no oscurecerla. Nada de esto tuvo don Luis en sus poesías, y engáñase quien juzga lo contrario11. Sino cierta novedad, que, como hasta allí poco usada, se extrañó en los principios, siguiéndola y admirándola después toda España. Escribe Tácito de los germanos, escogían, haciéndoles donativos de vasos de tierra y plata, antes los humildes de tierra, por no tener noticia de los otros 12. Dos romances se hallan aquí dentro, el uno de Píramo y Tisbe 13, el otro de Leandro y Hero14, que composiciones de donaires tan deleitosos puedo decir no las he leído en mi vida. ¡Con qué primor, con que legiadria15 (bella parola italiana, como saudades16 portuguesa; ambas con plenitud de significación y propiedad para explicarse de un golpe) procede en cuanto sus ideas forman! Lo que más debe admirar es la novedad y gala con que imagina las veras17, como, en particular, pintando hermosuras; oíd cómo dibuja la de Tisbe18:

Terso marfil su esplendor,
no sin modestia, interpuso
entre las ondas de un sol
y la luz de dos carbunclos.
Libertad dice llorando19
el corvo süave yugo
de unas cejas, cuyos arcos
no serenaron diluvios.
Luciente cristal lascivo,
la tez, digo, de su vulto,
vaso era de claveles
y de jazmines confuso.
Árbitro de tantas flores,
lugar el olfato obtuvo,
en forma, no de nariz,
sino de un blanco almendruco.
Un rubí concede o niega
(según alternar le plugo),
entre doce perlas netas,
veinte aljófares menudos.
De plata bruñida, era,
proporcionado cañuto,
el órgano de la voz,
la cerbatana del gusto.
Las pechugas, si hubo Fénix,
suyas son; si no la hubo,
de los jardines de Venus
pomos eran, no maduros20.

Yo, en ninguno de cuantos librillos revolví de este género, he descubierto elocuencia tan dichosa, y modos de figurar tan valientes y desusados, aun en las menudencias de sales y argucias, en que hasta ahora ninguno le igualó, como ni en las veras21, no obstante entren en este número las dos supremas lumbres de las frases, Claudiano22 en su Robo23, y Estacio en sus Silvas 24 y Tebaida 25.

LAUREANO. ¡Oh cuánto en este género le viene a deber nuestro idioma, a quien deja enriquecido de tan curiosas novedades, de tan extravagantes26 lindezas! Eternos habían de ser en cierto modo tales ingenios, pues apenas en siglos enteros nacen sus iguales.